Cómo conseguir que nuestros hijos superen el miedo al agua

Para que nuestros hijos pierdan el miedo al agua, nunca habrá que obligarles, solo hay que ayudarles a ver el baño como una actividad divertida.

El miedo que nuestros hijos tienen al agua puede convertirse en una de nuestras mayores preocupaciones, sobre todo en la época de verano.

Muchos de los niños tienen verdadero pánico al agua y el hecho de solo nombrarla les causa unas reacciones que no entendemos. Para poder resolver esta cuestión lo primero que hay que hacer es comprender las causas de este miedo. En muchas ocasiones se debe a una mala experiencia con el agua.

 

CAUSAS DEL MIEDO AL AGUA

El miedo es una reacción natural de supervivencia ante un estímulo que desconocemos o el cual nos ha hecho experimentar con anterioridad una angustia por un riesgo o daño real o imaginario. Es una forma de adaptación. Algunos de nuestros hijos pueden tener miedo al agua por diferentes razones:

  • El niño ha recibido una educación hidrofóbica, sin tener una experiencia acuática. Esto se produce generalmente cuando el adulto proyecta su propio miedo sobre el pequeño. Así, el niño incorpora y desarrolla unos pensamientos irracionales y negativos hacia el agua.
  • Como resultado a un traumatismo vivido, como el inicio de una inmersión involuntaria.
  • Al recordar cualquier cambio o hecho inesperado que se produjo la última vez que estuvo en contacto con el medio acuático tal como una sensación de frío.

 

CONSEJOS BÁSICOS PARA QUE LOS NIÑOS SUPEREN EL MIEDO AL AGUA

Una vez comprendido el por qué de este miedo que experimentan nuestros hijos, hay que ir progresivamente enseñándoles cómo afrontarlo, y de esta manera, sin permitirles que pierdan el respeto al agua, conseguiremos los resultados deseados. Estos son cuatro consejos que podríamos seguir si queremos lograr ese objetivo:

  • Transmitir y proporcionar seguridad: Los niños son imitadores por excelencia. Si les damos la sensación de que estamos nerviosos o tensos recibirán ese estímulo negativo provocándoles más miedo. Por tanto, transmitir seguridad es de gran importancia, que vean que nos divertimos en el agua. También proporcionando flotadores, manguitos… Cuando aprendan que estos soportes les harán mantenerse a flote, su miedo se reducirá de manera considerable.
  • Diversión: Es importante que vean el agua como una forma de pasárselo bien, nunca como una obligación. El proceso conlleva tiempo y no hay que presionar ni castigar, porque eso solo hará empeorará la situación. No obstante, hay que hacer que se enfrenten a ella. Si retrasamos el momento del baño, solo provocará una mayor desconfianza hacia el agua. Se puede comenzar con jugar con los pies en el agua para que experimenten las primeras sensaciones y poco a poco, con paciencia, y siempre teniendo en cuenta los otros puntos, comenzará a reducirse el miedo.
  • Autonomía: Según van evolucionando es bueno ir separándose de ellos, sin dejar nunca de vigilar, animándoles a que se desenvuelvan por sí solos y reforzando la confianza en sí mismos.
  • Repeticiones a lo largo del año: Cuando los niños llevan tiempo sin volver al agua puede que sientan de nuevo el miedo a sumergirse. La mejor opción es que el niño nade periódicamente. Es aconsejable apuntarles a clases de natación no sólo para conseguir que el agua forme parte de su vida sino para conseguir consolidar hábitos saludables y todos los beneficios que esta actividad tiene en los niños. En SWIMMERS Escuela de Natación ayudaremos a tus hijos a perder ese miedo y a ser nadadores seguros.

 

 

Como se ha dicho anteriormente es bueno no retrasar el momento del baño. Por ello se recomienda empezar el aprendizaje cuando son bebés. En SWIMMERS Escuela de Natación puedes encontrar clases de flotación para tu hijo y así conseguir que haya una perfecta adaptación al medio con seguridad. Su la adaptación al agua será mucho más sencilla y duradera. Si seguimos estos consejos y tenemos una actitud comprensiva ayudaremos a que nuestros pequeños dejen el miedo de lado y disfruten de este elemento de la naturaleza: el agua.

Clases de Flotación Infantil SWIMMERS School

SWIMMERS, Escuela de Natación y Actividades Acuáticas

Estamos en Pozuelo de Alarcón, Madrid.