¿Cuando hay que retomar las clases de natación?

Enero. Todavía es invierno. Hay heladas por la mañana y como no, tenemos miedo a que nuestros hijos se resfríen, no puedan ir al cole, y al final se tengan que quedar en casa. Eso es un miedo común a todos los padres sobre estas fechas pero no por ello debemos tener miedo a la piscina.

En primer lugar, ¿os imagináis yendo a la piscina ya entrados en primavera y que os digan que no hay plazas disponibles? La lista de espera se puede hacer muy larga, aparte del problema de buscar otra escuela de natación que cumpla nuestras expectativas en cuanto a confianza. Cuando hablamos de escuelas de natación para niños de entre 1 y 6 años, es fundamental que los padres nos sintamos cómodos en la escuela, confiando la seguridad de nuestros niños y niñas a unos buenos profesionales. Además, el desarrollo psicomotriz de los niños no va por temporadas como el buen tiempo. Durante la niñez, niños y niñas deben asegurarse de recibir semanalmente los estímulos y actividad física necesaria para un correcto desarrollo de su sistema psicomotor y el fortalecimiento de su sistema inmunológico. Si la actividad física en la piscina se hace correctamente, tomamos las precauciones tras la ducha, y nos abrigamos bien, no habrá por qué preocuparse por resfriados.

 

Cuando nuestro peque disfruta de una clase de natación, ¿veis que feliz se pone? Esto sucede ya sea verano o invierno. Durante una clase de natación nuestros hijos desarrollan una coordinación general a la vez que se divierten en el agua. A estas edades tempranas, los estímulos a través del juego son claves para su crecimiento, por ello hay que fijarse en escuela de natación con proyectos educativos de calidad, que tengan una dirección clara del desarrollo psicomotriz de nuestros hijos.

Por estas razones y más, no pienso que la pregunta que se deban hacer los padres sea el cuándo, sino dónde, y ese dónde, es aquí.